Objetivos

El cannabis es la planta que más usos brinda al ser humano. Un objetivo central del museo es mostrar esta diversidad de usos y productos derivados de esta planta. Además el museo destaca la importancia de la libertad y promueve una cultura de paz y armonía que históricamente se ha vinculado al cannabis.

Otro objetivo es propiciar el encuentro con la Naturaleza en las zonas urbanas. El museo es un espacio de promoción de la diversidad biológica y cultural. En el marco de los pasos dados por Uruguay como primer país del mundo en regular legalmente el cultivo y venta de Cannabis sativa, se trata de informar sobre el buen uso, el disfrute personal desde el cuidado de la salud a través de un jardín botánico en pleno centro de Montevideo.

Se busca difundir el conocimiento sobre plantas importantes para la cultura humana: la yerba mate, las frutas nativas, los cactus y otras plantas. El espacio promueve activamente la difusión de la música, las artes plásticas y otras expresiones culturales. También incentiva la investigación científica para que luego de décadas de prohibición se estudie rigurosamente su potencial medicinal, textil, alimentario y los otros tantos usos posibles.

El museo quiere generar un ámbito de encuentro con la Naturaleza, quiere destacar la importancia de la libertad humana y promover una cultura de paz y armonía. El cannabis es la planta que más usos brinda al ser humano. Queremos mostrar parte de esa inabarcable diversidad. Pero quiere mostrar también que las ciudades pueden reverdecer.

Es un espacio de promoción de la diversidad biológica y cultural así como un club cultural. En el marco de los pasos dados por Uruguay como primer país del mundo en regular legalmente el uso y venta de Cannabis sativa, se trata de promover el buen uso, el disfrute personal desde el cuidado de la salud y la diversidad biológica a través de un jardín botánico en pleno centro de Montevideo con cannabis sativa, yerba mate, cactus y otras plantas.

El espacio promueve activamente la difusión de la música, las artes plásticas y otras expresiones culturales, las que pueden a la vez ser retransmitidas televisivamente en un ambiente íntimo y libre. También promoverá la investigación científica para que luego de décadas de prohibición se estudie rigurosamente su potencial medicinal, textil, alimentario y los otros tantos usos posibles.
Un espacio abierto tanto a quienes quieren fuman como a quienes no fuman. Un ámbito cultural donde se trata de forma idéntica a hombres y mujeres, heterosexuales y homosexuales, gente de todos los credos y razas. Donde se cultivan todos los sentidos: la vista, el tacto, el olfato, el gusto y el oído.

Es además un museo vivo donde se reciclan los residuos, se hace compost y se cultiva una huerta orgánica de azotea, donde se discute sobre arte, ciencia y filosofía en un marco de amabilidad y promoción cultural. Desde hace 50 años, el buen uso del cannabis y la música han ido juntos. La música es un aspecto central del lugar por estar ubicado en el corazón del candombe, música típica de este barrio uruguayo.

Promovemos la diversidad biológica. El visitante interactuará con diversas plantas importantes culturalmente, y para el visitante externo será la oportunidad de conocer al principal aspecto que ha sobrevivido de las culturas originarias, por lo que el lugar incluirá un “mate bar”, que complementará a la cafetería donde seguir experimentando los sabores que las plantas nos ofrecen.

Se trata además de recuperar un lugar histórico para el fútbol y la música uruguaya en un barrio de Montevideo especialmente valioso desde el punto de vista cultural, donde recibir visitantes locales y de todo el mundo para ofrecerles una experiencia única y pensar el futuro global conociendo las raíces de una rica historia local.